Librería Oficios Terrestres EDUARDO GALEANO, UN ILEGAL EN EL PARAÍSO

TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

0 Artículos

En total 0,00 €

EDUARDO GALEANO, UN ILEGAL EN EL PARAÍSO
Título:
EDUARDO GALEANO, UN ILEGAL EN EL PARAÍSO
Subtítulo:
Autor:
LÓPEZ BELLOSO, ROBERTO
Editorial:
SIGLO XXI ESPAÑA
Materia
Narrativa latinoamericana
ISBN:
978-84-323-1861-0
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
15,00 € Comprar

Sinopsis

Eduardo Germán María Hughes Galeano nació en 1940. De niño siempre quiso ser santo o futbolista, pero una crisis existencial, a los 19 años, cambió drásticamente su destino. Aquel joven cristiano, con aspiraciones deportistas, se despojó de viejas ataduras para convertirse en Eduardo Galeano periodista, anticlerical, apasionado, indignado, en el patadura que abrazó la causa de los «nadies» y se volcó de lleno a establecer un vínculo de amor profundo con la realidad latinoamericana. Luego, no hubo injusticia en esta Tierra que le fuera indiferente.
El presente libro se propone contarnos quién fue Galeano, esa figura tan intensa como fascinante que cultivó la amistad con Fidel Castro y Salvador Allende, que frecuentó al subcomandante Marcos en Chiapas y vibró con Nicaragua en plena revolución. Pero los afectos no le impidieron «criticar de frente y elogiar por la espalda». Lejos de la apología, en este volumen se reúne a los mejores cronistas de la región y amigos entrañables como Serrat, Poniatowska y Salgado, quienes nos sumergen en su universo reconstruyendo la imagen poco conocida hasta ahora de un Galeano íntimo, pero, además, la vida de un viajero infatigable, repleta de proyectos, militancia y aventuras. También nos llevan por los grandes temas de su obra (el amor, la política, la esperanza y, por supuesto, el fútbol) y por el modo particular en que sus textos resuenan todavía hoy en cada país de América Latina.
De manera arbitraria (como a él le gustaba), este libro traza magistralmente el perfil de uno de los escritores más queridos por el gran público, y recorre una región que él supo contar como nadie.